Verano, recupera el bienestar y el equilibrio emocional gracias a la aromaterapia

Publicado en Blog
Aromaterapia Navarra, bienestar en verano

El verano, según la Medicina tradicional china, se rige por la Energía del elemento fuego, por el sol, que nos da vida y energía. Para vivir en consonancia con esta energía podemos llevar una alimentación saludable y practicar ejercicio en la naturaleza. También puedes recurrir a la aromaterapia para mantener el equilibrio emocional.

Con el verano llegan las ansiadas vacaciones, dejamos atrás el estrés y las prisas. En la Naturaleza la energía está en su máxima expansión. Los árboles dan frutos, el clima es caliente y seco, los días luminosos y largos. Es buen momento para la actividad, la expansión, el movimiento y la comunicación.

Según la Medicina tradicional china, el verano se rige por la Energía del elemento fuego. Dicha energía está simbolizada por el sol que nos da vida, energía y calor. Representa la alegría, el gozo, el entusiasmo, el deseo, la apertura de corazón. También el amor, la claridad mental, la fuerza y la energía necesarias para que toda acción se desarrolle y se complete.

Cuando vivimos con la energía del elemento fuego en equilibrio nuestra actitud es alegre, vital, entusiasta, tenemos deseo de vivir y desarrollamos las cualidades de la bondad, el amor, la cordialidad y la simpatía.

Para vivir en consonancia con esta energía podemos llevar a cabo una alimentación saludable de temporada y realizar ejercicio al aire libre, en el campo, en la montaña o en el mar.

Aromaterapia, aliada para el equilibro emocional

Además, la Aromaterapia nos puede ayudar a mantener el equilibrio emocional con la inhalación de aceites esenciales. Directamente desde nuestras manos, en forma de pulverizador ambiental o mediante un difusor de ultrasonidos, armonizan nuestro espacio y equilibran nuestras emociones.

Los aceites esenciales extraídos de cítricos (limón, naranja, pomelo bergamota…) contribuyen a elevar nuestro estado de ánimo y optimismo. Los de menta, eucalipto, romero, pimienta, nuez moscada, entre otros, nos aportan un punto de energía y actividad. Por su parte, los aromas florales como la lavanda, el geranio o el Ylang Ylang nos ayudan a conectar con el AMOR hacia uno mismo y los que nos rodean.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Blanca Beorlegui