Reequilibra tu organismo en otoño gracias a los aceites esenciales

Publicado en Blog
aceites esenciales otoño

Para llevar a cabo un estilo de vida saludable es importante tener en cuenta la naturaleza y los ciclos del año. Algunos aceites esenciales pueden ayudarnos a apoyar los órganos y las emociones relacionadas con esta energía del elemento Metal y del Aire, que según la Medicina Tradicional China es la que rige el otoño.

Llevamos ya un mes adentrados en el otoño, muy próximos al cambio horario y cada día disponemos de menos horas de luz natural y más de oscuridad. Esto nos invita a la meditación, a mirar hacia el interior, ser honestos con nosotros mismos, hacer balance y soltar lo superfluo y superficial.

El otoño se rige por la energía del elemento Metal y del Aire según la Medicina Tradicional China. Se expresa en la comunicación, en la actividad mental y en el pensamiento. A nivel físico se relaciona con la respiración pulmonar y con la respiración de cada célula de nuestro cuerpo que nos proporciona energía vital. Asimismo se relaciona con el sistema de autoprotección y supervivencia, con el sistema inmunitario. Además, el elemento Metal también se manifiesta en la piel y el cabello.

La energía del Metal rige los pulmones y el intestino grueso. Son órganos muy vulnerables para ser atacados por patógenos externos, tanto físicos como psíquicos. Cuando esta energía está en desequilibrio podemos notar resfriados por vulnerabilidad de nuestro sistema defensivo. También un cansancio excesivo por falta de energía, caída del cabello y sequedad en la piel. A nivel emocional, el desequilibrio de este elemento nos puede ocasionar melancolía, depresión, tristeza. Estas emociones que también pueden repercutir en nuestra calidad de vida.

Para mantener nuestro equilibrio en este momento del año, resulta conveniente añadir a nuestra alimentación de temporada especias un poco picantes como la cúrcuma, la pimienta o el jengibre. También beber agua e hidratar nuestra piel y cabello con aceites vegetales orgánicos, y podemos recurrir a los aceites esenciales.

Además de interiorizar y reflexionar, no podemos olvidarnos de la comunicación con nuestros amigos y seres queridos, así como las salidas al aire libre, para evitar la tristeza, la astenia y el agotamiento. Cultivar la alegría, la espontaneidad, el optimismo, dejar ir lo que ya no sirve y aceptar lo inesperado con ilusión nos mantendrá con energía vital y bienestar en esta época del año.

Aceites esenciales para el otoño

Algunos aceites esenciales que apoyan los órganos y las emociones relacionadas con esta energía son los siguientes:

  • Eucalipto radiata (Eucalyptus radiata). El aceite esencial procedente de este árbol australiano es balsámico, expectorante, descongestivo nasal, antimicrobiano de amplio espectro (frente a virus, bacterias, hongos…) y estimulante del sistema inmunitario.
    Nos ayuda en resfriados que afectan a nariz, garganta y oídos, en casos de sinusitis y en las otitis de los niños.
    Convenientemente diluido con aceite vegetal, podemos colocarlo en la parte exterior de la nariz (en los senos nasales), alrededor de los oídos y en el exterior de la garganta.
    También podemos utilizarlo en forma de vahos en un cuenco de cristal con agua caliente o colocarlo en el difusor de ultrasonidos para difundirlo en la habitación en periodos de 15 minutos. Emocionalmente eleva el ánimo, aporta claridad y nos brinda el coraje necesario para emprender acciones.
  • Pino (Pinus sylvestris). El pino silvestre es un árbol muy abundante en los bosques de la región mediterránea. El aceite esencial obtenido por destilación al vapor de sus acículas (agujas) es balsámico y un gran antiséptico, muy útil en el “síndrome del edificio enfermo”. Con este nombre podemos describir las consecuencias de la mala calidad del aire interior de los edificios que únicamente se ventilan de manera artificial. La calidad del aire depende de los compuestos químicos en suspensión. El aire también puede estar contaminado por microorganismos. Algunas especies de hongos y sus toxinas pueden causar dificultades para respirar, rinitis alérgica, ojos llorosos, dolores de cabeza y síndromes gripales.
    Utilizar un difusor con aceite esencial de pino en estos espacios es muy útil para sanear el aire que se respira. Además de purificar el ambiente, es capaz de aliviar los síntomas de la congestión respiratoria como la tos, la rinitis y la sinusitis.
    También nos permite utilizarlo en forma de masaje, bien diluido con aceite vegetal. Útil en caso de dolor articular o muscular, contracturas, tendinitis o calambres musculares, así como en casos de fatiga física en personas con tensión arterial baja. Emocionalmente, aporta esperanza a quien ha perdido las ganas y la energía de vivir.
  • Clavo (Syzygium aromaticum). El aceite esencial de clavo se obtiene por destilación de los botones florales del árbol del clavo, nativo de Indonesia, aunque el aceite se produce principalmente en Madagascar. Destaca su poder anestésico, tradicionalmente utilizado para calmar el dolor dental.
    La fortaleza y potencia de este árbol nos habla de su gran poder antiinfeccioso, antioxidante y protector celular.
    Para evitar una posible irritación de la piel y las mucosas, lo utilizaremos solo en adultos y muy bien diluido.
    Posee propiedades como carminativo (reduciendo los gases y cólicos digestivos), facilita las digestiones lentas y evita la fermentación de los alimentos. Es muy útil su inhalación en infecciones del tracto respiratorio, como en casos de gripe, bronquitis, sinusitis y neumonía. Diluido en aceite vegetal puede aplicarse en forma de masajes en el vientre en casos de indigestión y en diarreas de tipo infeccioso.
    Emocionalmente, fomenta la sensación de protección y valor. Además, alivia el agotamiento mental y la apatía, despertando a un conocimiento más profundo de uno mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blanca Beorlegui